Yolanda Estrada Madrid

Candidata por el Partido Popular a la Asamblea de Madrid.

Vox y la mediocridad

Vox y la mediocridad

Esta noche a las 00:00h se inicia la segunda campaña electoral en poco más de seis meses. Esta noche los diferentes partidos volverán a pedir el voto a todos los españoles para su proyecto político. Algunos nos hablarán de su proyecto real y otros lo ocultarán para no generar miedo. Otros lo irán adaptando y cambiando, según la audiencia. Pero, la inmensa mayoría, atacará sin piedad al Partido Popular. Todos contra el PP. Todos contra Mariano Rajoy. Todos, incluso los nuestros. Todos. Y esto ya empieza a rechinar.

Porque así es,  queridos amigos. Hasta los nuestros atacan a Mariano Rajoy. ¿Eran nuestros o eran “suyos”, de ellos mismos? No lo sé. A veces pienso que el PP cometió tantos fallos confiando en tanta gente que deberían sacar el CV de cada uno de ellos y demostrarnos a todos quién era ese don nadie o esa doña nadie, quién le encumbró, quién le apoyó y quién le mantuvo muchos años. Porque, a fin de cuentas, mientras comen del Partido Popular y no ven peligrar su puesto,  aplauden todas las medidas del PP de Mariano Rajoy. Silencio. Ovaciones. Sin embargo cuando esos mismos comprueban que su periplo político acaba por razones que no vienen al caso, “milagrosamente” recuperan el habla y utilizan las palabras para criticar a su partido, el Partido Popular, y a su presidente Mariano Rajoy. Y mucho peor, ponen en duda los principios y valores de mi partido. Los cuestionan y salen a la calle a decir que Rajoy les ha defraudado. Y esa actitud me repatea. Me cabrea y me rebelo contra ella.

Me refiero a partidos como VOX.  Me refiero a algunas personas de FAES, según La Gaceta, e incluso a otras que fueron diputados y diputadas del PP y que ahora piden el voto para VOX. Seamos serios, por favor. 15 medidas es lo que proponen los rebotados del PP. Y quieren hacer su agosto a costa de un debate sobre la vida que lo compartimos prácticamente la totalidad de los afiliados del PP. Pero junto a esa defensa, debe existir una defensa mayor por la generalidad. Por un país. Por una economía próspera. El debate de la vida y la libertad hay que realizarlo como el eje de un proyecto general y no cómo el único recurso para pedir un voto. Pero allá cada cual ¿De verdad vamos a tirar más de 55.000 votos a la basura? Populismo. De derechas, pero populismo. Votemos con responsabilidad. Hay mucho en juego queridos amigos.

Entiendo que muchos piensen que hay mediocridad en la política. Yo también lo pienso. Lo he visto. Lo he comprobado. Lo veo día a día. Y cada vez es peor. Porque se premia a quien sale bien en la tele o en los medios por encima de quien aporta soluciones a los problemas de los españoles. Cada vez es peor porque los mediocres están poniendo las reglas de la política con “algunos” regeneradores para que pueda entrar a raudales la mediocridad. La política acabará siendo el fin último de todo aquél que no pueda conseguir otra cosa en su vida laboral. Yo no quiero esta política. No es en lo que yo creo. Pero muchos participan de este final. También algunos de los míos y eso me entristece mucho más.

Mediocridad ha habido siempre. Negarlo es mentir. En el PP hay gente mediocre, la hubo y la habrá. Pero es lo que pasa cuando tienes que elegir a más de 60.000 personas para que representen las siglas de un partido. Puedes equivocarte. Pero la inmensa mayoría es buena. Personas preparadas, personas capacitadas, con méritos reconocidos. Hombres y mujeres que apuestan por un proyecto a favor de la libertad, la vida, la igualdad, una educación de calidad. Un proyecto que defiende la unidad de España. La legalidad. La Constitución.

Hay que acabar con esa mediocridad, sin duda. Yo lucho para hacerlo desde donde puedo. Como puedo. Hoy desde este Rincón y en mi partido desde el Foro de Regeneración y Transparencia del PP de Madrid. Lucho proponiendo cosas, hablando donde toca. Mi sede, cuando puedo. Un Congreso. Con algunos dirigentes. Sé que algunos se tapan los oídos. Pero otros, quieren avanzar. Progresar y cambiar. Y en ese tren hacia adelante está Mariano Rajoy. Por eso le defiendo sin fisuras. Por eso le seguiré apoyando.

La mediocridad ganará la batalla, salvo que abramos los ojos y hagamos algo para evitarlo.

Y junto a la mediocridad hay que señalar otro aspecto que nos seguirá conduciendo a ella. La peligrosidadHoy día ser político es un oficio de alto riesgo. Y no como hace años por la lucha a favor de la libertad, que también. Si no en tu hacer diario. En tu nombre. En tu buen nombre.

Pensemos en hoy. Qué está sucediendo y cómo.  ¿Qué político quiere tomar decisiones? Ninguno o muy pocos. Hay miedo a que esa decisión sea errónea o a reunirse con personas equivocadas. Hay miedo a gestionar. Algunos solo votan para facilitar investiduras, no quieren gestionar ni un euro público. Hay temor a que alguien decida que hay “dolo”, trinque o beneficio a terceros cercanos en tu hacer. Miedo a que le empapele el juez “de turno” “im-parcial?”. Miedo a terminar tu vida política, profesional y personal a golpe de un auto, normalmente no motivado.  Y esto  en el mejor de los casos. Puede que en vez de un juez se trate de un periodista “in-dependiente?” quien decide acabar con uno.  Por supuesto, la sentencia llegará diez años después. Y si todo era mentira, y si era inocente, ¿qué le pasará a ese juez, fiscal o periodista? NADA. Y al político, tampoco. Ya estará acabado.

¿Quién va a querer responsabilizarse?¿quién querrá hacer política “emergente” y del postureo? Sólo los que no quieren gobernar. Sólo aquellos que quieren figurar. También aquellos que saben que las acusaciones y señalamientos de hoy, se acabarán si ellos consiguen el poder absoluto porque, en ese supuesto, NADIE podrá ir contra ellos.

Sea como fuere, de verdad, la política hoy es un oficio de alto riesgo. Por eso algunos no quieren gobernar, como Ciudadanos. Ellos sólo quieren cobrar por influir en decisiones. No se queman y no se arriesgan. Por eso dicen hoy una cosa y mañana todo lo contrario. No importa.

Oficio de alto riesgo. Oficio para la mediocridad. Yo no quiero esto. Así no debe ser la política.

Por eso estoy a favor de aquél que mantiene como pilar fundamental el respeto a los ciudadanos, su proyecto, sus ideas, sus principios, sus valores, su gestión. Hasta sus errores. Estoy a favor del partido que sigue apelando a la capacidad y al mérito, a pesar de muchos fallos en algunos nombres propios. Estoy a favor de quien suma y de aquellos que salen a la calle a dar la cara ante los españoles, por encima de programas y shows televisivos.

Por eso estoy A FAVOR de Mariano Rajoy y del Partido Popular.

Gracias.

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.