Yolanda Estrada Madrid

Candidata por el Partido Popular a la Asamblea de Madrid.

¿Terceras elecciones? Quedan 25 días para que finalice el plazo legal de su convocatoria

¿Terceras elecciones? Quedan 25 días para que finalice el plazo legal de su convocatoria

Quedan 25 días para que finalice el plazo que nos llevará o no a esas terceras elecciones. Queda poco tiempo para saber si el PSOE facilitará el desbloqueo al que estamos sometidos todos o no. Quedan días, 25, para confirmar que el interés de todos los españoles, por fin, se ha puesto por encima del interés de unos pocos.

Si, amigos. Nos quedan poco más de tres semanas para saber si un domingo de diciembre, el PSOE nos volverá a llevar a las urnas. Por tercera vez. El PSOE o el sentido común, quién sabe.

Como demócrata convencida, respeto las decisiones internas de otros partidos políticos. Las respeto hasta el punto que ni cuestiono ni dejo de cuestionar los mecanismos internos que tienen sus dirigentes y sus órganos de dirección para tomar decisiones de su partido, de sus representantes o decisiones que afecten a todos los españoles.

Puedo ser crítica con las decisiones que afecten a todos, pero no sobre cómo adoptan esas decisiones. No seré yo como Albert Rivera. No seré yo quien pretenda obligar a otros partidos a hacer lo que yo diga. Por supuesto, no lo que yo haga. No amigos. No lo haré. Tampoco daré clases de ética a nadie y menos a un gran partido. Ni de broma. Tampoco tacharé a un candidato de otra opción política contra la decisión de su militancia. No lo haré. Y tampoco haré leña del árbol caído (léase Pedro Sánchez) como hacen otros (Ciudadanos) después de haber pactado un gobierno con él. Después de haberle dado su confianza absoluta. Y después de la foto ridícula de los “nuevos – viejos- políticos” que perdieron las elecciones, pero que se unieron en un “figurado y ridículo no gobierno” para deleite de los fotógrafos y periodistas.

No. Mis principios me impiden hacer todo eso. Y mis principios me obligan a respetar.

Me he rebelado contra quienes, desde fuera, han cuestionado todo en mi partido. En el PP. Me he rebelado contra quienes quieren obligar a mi partido a hacer o decir lo que ellos hacen, o no hacen. Y me he rebelado cuando algún “emergente” ha dicho que Rajoy no podía ser nuestro candidato, ni el candidato a la presidencia del Gobierno, a  pesar de ser el ganador de dos elecciones generales. Por supuesto. Me he rebelado porque detesto la doble moral, la doble vara de medir y a los que no respetan la democracia. En el PP sí decidimos los afiliados. Y sí somos importantes. Y muchos luchamos desde dentro para mejorar. No queremos titulares. Queremos resultados. Por eso me he rebelado y me rebelaré contra quienes cuestionen lo que no conocen de mi partido.

Por todo ello,  no hablaré de las cuitas socialistas. No lo haré. Escribiré sobre lo que puede afectarnos a todos. Y solo de esas decisiones del PSOE opinaré.

Sin embargo, otros “pluscuamperfectos” prefieren seguir con sus titulares y mensajes hirientes frente a quien ganó las elecciones y a todos sus votantes. Me refiero a Don Perfecto. Don Albert Rivera. El viejo-emergente político ha dicho que sería “surrealista” que Rajoy imponga condiciones al PSOE. Ha dicho que Rajoy no puede poner condiciones. Que son los demás los que le pueden poner condiciones a él y que se ofrece de mediador entre el PSOE y el PP. Albert Rivera, ¿de qué vas?

Mariano Rajoy puede y debe poner condiciones. Y más sabiendo que la posición de Ciudadanos es la de votar en contra del PP en todo y en el mejor de los casos, abstenerse. Estos son hechos objetivos. Mariano Rajoy debe pedir a un partido serio como ha sido el PSOE que se comprometa a dar estabilidad al país. Teniendo en cuenta que Rivera y compañía dependen de factores externos claramente opacos y desconocidos por el común de los mortales. No son de fiar.

¿Habla de surrealismo Don Perfecto? En un pacto dialogan y ceden ambas partes; pero si además tenemos en cuenta que tú has participado en un teatrillo con el peor actor de la política de centro izquierda que ha tenido este país, hasta el momento. Mejor que te hubieras dado un puntito en la boca. ¿No crees?

Voy a ser muy clara. Yo no quiero terceras elecciones. Sin embargo estoy segura que si el PSOE sólo se abstiene y no se compromete o bien a formar parte de un gobierno o bien a un pacto de legislatura estable; habrá terceras elecciones en ocho meses. Sin duda. Y eso, amigos, sí sería surrealista.

Por lo que, si algunos quieren usar la demagogia para retrasar ocho meses unas elecciones y subir en las encuestas haciendo daño a todos los españoles, a mi no me encontrarán en el camino. Por lo tanto, y en ese caso, elecciones ya.

Por supuesto que Mariano Rajoy debe reclamar condiciones. Una, al menos. La estabilidad. Y debe reclamársela al partido político que puede responder. Al PSOE.

PSOE y PP tienen dos proyectos políticos diferentes y son dos partidos de gobierno, sin duda. Los dos han cometido errores y los dos han acertado. Los dos han pactado sin necesidad de que existiera Ciudadanos. Ambos partidos lo han hecho por un bien superior. La estabilidad, la libertad o el respeto a las decisiones democráticas. Esta vez no puede ser diferente.

Evidentemente, hay diferencias entre ambos partidos. Sólo hay que recordar las consecuencias de gobiernos socialistas y los del Partido Popular. Pensemos en Andalucía frente a Galicia o Madrid, por ejemplo. O la España de ZP y la actual, de Rajoy. Por eso, yo seguiré apostando por el PP, sin duda alguna. Pero también seguiré apostando por el diálogo con el PSOE. Un diálogo basado en lo que nos une. Un diálogo con respeto y responsabilidad. Un diálogo que siempre existió y que jamás tendría que haber dejado de existir.

Agitar el odio contra el PP, no es bueno. “Todos contra el PP”. No ha funcionado. Y en esa estrategia no estuvo solo Pedro Sánchez. En esa radicalización le ayudaron sus cómplices. Hoy tengo la esperanza que se acabe con esa campaña de consecuencias absolutamente destructivas para todos. Espero que volvamos al debate político responsable. Y que haya diferencias, por supuesto, pero sin agitar odios, vetos ni líneas rojas. Espero que se dialogue, se pacte por la estabilidad y se eviten terceras elecciones. En caso contrario, a votar ya.

Gracias.

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.