Yolanda Estrada

Pasión por mi familia, mi país, mi ciudad y la política.

Su NO a España se convertirá en un SÍ a Ciudadanos, el nuevo centro izquierda español

Su NO a España se convertirá en un SÍ a Ciudadanos, el nuevo centro izquierda español

A pesar de todo, quiero creer. Creer en el sentido común. Creer en la primacía del interés general por encima del interés personal. Creer en la visión de Estado, aunque sea forzada. Creer en la buena fe. Creer en los políticos españoles, su lealtad con España y con los españoles. Creer en la responsabilidad.

Quizá sea muy ingenua, pero quiero seguir creyendo”

Así terminé mi último artículo en el mes de julio y un mes después, compruebo que sí, debo ser muy ingenua. O no. O puede que  algunos políticos necesiten urgentemente un reciclado intelectual o una clases “aceleradas” de responsabilidad y visión de Estado.

Con 42 años la ingenuidad se va perdiendo porque la madurez de los años y la experiencia dan paso a que esa característica de la juventud vaya teniendo ciertas dificultades para asomarse en la vida. Por lo tanto, amigos, no es que yo sea ingenua, es que algún político es absolutamente irresponsable y no tiene capacidad para estar a la altura de las circunstancias ni de los españoles y menos aún a la altura de un gran partido político como es el PSOE.

Si, amigos, ha terminado el mes de agosto. Seguimos con la misma inestabilidad política que nos acecha desde el pasado 20 de diciembre. Y ello gracias al “prescindible” Pedro Sánchez. Prescindible porque quien tacha de prescindible una reunión con el candidato a una investidura con 170 apoyos en el Congreso y que te saca más 52 escaños, al margen de más de dos millones de votos,  demuestra su poca altura de miras y que es prescindible.

Prescindible porque quien dice la idiotez contradictoria de que no quiere terceras elecciones pero que votará NO a Rajoy, es prescindible porque es incapaz de darse cuenta de lo contradictorio de lo afirmado públicamente. Prescindible porque quien quiere culpabilizar a Rajoy de esa repetición de elecciones, a pesar de que todos los españoles (hayan votado o no al PP) sabemos qué ha hecho Mariano Rajoy desde el 26-J y sabemos cómo ha disfrutado Pedro Sánchez de este verano en familia, por lo tanto, es prescindible.

Y, finalmente, prescindible porque quien califica de “prescindible” una reunión para buscar una solución para todos los españoles, demuestra simple y llanamente que sí, llevaba razón. Era “absolutamente prescindible” que Pedro Sánchez se sentara con Rajoy para buscar una solución a España y a los españoles, porque, amigos, Sánchez no piensa en nosotros. Está confirmado. Es prescindible en política.

Lo más lamentable del adjetivo “PRESCINDIBLE” es que se volverá contra el radical representante actual del PSOE. Y quien va a ser prescindible, sin duda alguna, será él. Pedro Sánchez. O prescinden de él en el PSOE (decisión que deberán tomar sus órganos internos y sus afiliados) o los votantes moderados de centro izquierda prescindirán de él.

Los españoles empezamos a estar “hasta el gorro” de algunos políticos. Agradecemos la moderación de otros. Y como defensora del bipartidismo, por la estabilidad que siempre nos ha ofrecido, lamento esta situación. Soy defensora de las pocas diferencias “reales” entre un votante del  Psoe y otro del PP. Defiendo que hay más cosas que nos unen que aquello que nos separa. Pero, hoy, lamentablemente, el NO de Sánchez me está haciendo dudar de todo aquello en lo que he creído y quiero seguir creyendo sobre la política española. Seguiré pensando que en la moderación está la estabilidad, pero, lamentablemente, el PSOE se verá relegado por el emergente catalán Ciudadanos por su obstinación en el bloqueo institucional. Y esta situación, realmente, la lamento.

Sánchez con su NO irrevocable, con su NO a la estabilidad, está ofreciendo en bandeja a sus votantes el SI a Rivera como una alternativa real para los socialdemócratas moderados. Si siempre sostuve que un socialista no es muy diferente a mí, hoy sostengo que ese mismo socialista no querrá jamás un gobierno radical y buscará el amparo electoral de aquél socialdemócrata moderado que le dé cobertura y nunca busque justificación a un canalla y condenado, un delincuente,  que quiera ser candidato a unas elecciones españolas y democráticas.

Pues si, amigos. En esto se traducirá la actitud de Pedro Sánchez, actual líder del PSOE. Prescindirán de él si hay terceras elecciones y los socialistas optarán por el emergente centro izquierda Español moderado, Albert Rivera.

Es de sentido común la conclusión. Un votante socialdemócrata y que anhela estabilidad en su país, hoy, entre Sánchez y Rivera, elegiría, sin duda, a Albert Rivera. Porque Rivera apoyó un gobierno del PSOE, firmando con el “PRESCINDIBLE” de Sánchez un pacto de Gobierno socialista. Por lo tanto, la ideología de Ciudadanos ampara sin duda al socialismo. Sin embargo, Rivera  en estos momentos excepcionales, y sin entrar en sus motivos,  ha decidido dar el SI a una investidura. Que no a un gobierno. Esta vez dará el SI al partido que ganó con mucha diferencia las elecciones generales. Pero Rivera quiere gobernar con el PSOE. Un matiz importante que demuestra su moderación y su ideología y le hará APTO para los votantes socialistas. De hecho estos dos días, Rivera ya ha actuado como líder de la oposición, sólo hay que leer sus declaraciones, muy diferentes a las vertidas sobre Sánchez en su investidura fallida. Busca el voto socialista ante la radicalidad de Sánchez, pero votará SI en la investidura.

Por lo tanto, no seré yo quien aplauda a Rivera por su cambiante y oscilante actitud siempre atento a los titulares mediáticos; pero reconozco que gracias a esos titulares y quizás a otras “presiones” empresariales que le amparan ha tenido que decir SI en una investidura. Y punto. Sin más. Pero, suficiente para seguir.

Y eso es lo que queremos la inmensa mayoría de españoles. Seguir. Avanzar. Progresar. Queremos y exigimos estabilidad institucional. Queremos y exigimos hombres de estado ocupando escaños en el Parlamento. Queremos y exigimos, en definitiva, estabilidad. Estabilidad y responsabilidad.

Gracias.

 

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.