Yolanda Estrada Madrid

Candidata por el Partido Popular a la Asamblea de Madrid.

Pedro Sánchez y Albert Rivera, cuya percepción de la realidad está distorsionada, solo tienen un objetivo: acabar con Rajoy y con el PP. Y mira, no.

Pedro Sánchez y Albert Rivera, cuya percepción de la realidad está distorsionada, solo tienen un objetivo: acabar con Rajoy y con el PP. Y mira, no.

Después de escuchar al candidato a la Investidura, Pedro Sánchez, sinceramente pienso que vivo en un país absolutamente diferente al suyo, aun dando la casualidad que vivimos hasta en el mismo municipio. Es una locura. Hay personas cuya percepción de la realidad se distorsiona porque no tienen muy claro cuál es la verdadera realidad. Estoy convencida que ese problema debe tratarse y afecta muy seriamente al Señor Sánchez y a su socio. Y lo digo sin ningún ánimo de ofender a nadie. Esta es mi realidad y como yo la veo. O él y los suyos necesitan tratamiento o lo necesito yo, que también es posible dado el ambiente que estamos viviendo.

Todo se magnifica y manipula. Cuando oigo o leo a los que aplauden, jalean y quieren aupar a Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno al precio que sea. No sé, quizás yo necesite ese tratamiento. Todo es posible. Pero lo que es imposible es que siendo la realidad una, haya tantas versiones de ella y tan diferentes. ¡Es de locos! Hablemos de la investidura.

Creo firmemente en la alternancia en el poder. Creo en ella, sin lugar a dudas. Y sobre todo, creo en esa alternancia cuando es consecuencia de un resultado electoral, cuando es consecuencia de la voluntad de los españoles y cuando la opción política “x” ofrece un proyecto a España y los españoles para que sigamos avanzando.

Dicho esto, lo que estamos viviendo los españoles no es eso. Es otra cosa diferente. Es la lucha encarnizada entre dos protagonistas vanidosos que han decidido unirse en la misma comedia para preparar el acto final de su propia campaña electoral, otras elecciones.  Y todo esto en contra de la mayoría y Ciudadanos, incluso, en contra de sus propios votantes.

El  pacto del “tapado” centro izquierda español (CIUDADANOS) y de la izquierda más radical alejada del respetable socialismo (PSOE) con solo un objetivo: ACABAR CON RAJOY Y EL PP, no se parece en nada a un proyecto de gobierno para todos los españoles. Cierto es que mientras Pedro representa al poli malo, su socio, Albert Rivera, hace el papel de poli bueno. Pero que no nos engañen. El centro izquierda español de Sánchez y Rivera, cada uno con diferentes mensajes pero con un solo documento firmado y un mismo objetivo. Repito: acabar con Rajoy. Y tengo que escuchar que el señor Rivera hable de la pinza PP-PODEMOS. Esto es el colmo de la desfachatez, si no que pregunten en Arroyomolinos, Alicante, Gandía, Torrevieja… Pregunten con quien ha pactado Ciudadanos y con quienes  votan en la Asamblea de Madrid.

Que no nos mientan. Aunque tengan derecho a intentarlo. Por supuesto. Y otros a contarlo, como yo. Sánchez tiene derecho a vender LA GRAN MENTIRA y Rivera tiene derecho a OCULTAR sus pactos y a “COPIAR Y PEGAR” todo lo que Mariano Rajoy ha propuesto, como esa Gran Coalición y otras medidas que repite y repite y sabe o no sabe que son del PP. El viejo político emergente tiene un gran apoyo mediático y empresarial. No seré yo quien critique sus legítimas y financiadas aspiraciones. Por ahora. Otra cosa es que nos callemos. Yo eso no lo voy a hacer.

Y llegó Don Cambio. Y con él las promesas para retroceder a la etapa de ZP, la que él avaló con su voto. CIUDADANOS ha apostado por el candidato que aplaudía y votaba las políticas de ZP que nos arruinaron a todos.  Hemos sido testigos como el gran vetador de más de siete millones de españoles habla sin ninguna vergüenza de diálogo y acuerdos. Pedro Sánchez que se ha negado hasta en 17 ocasiones a hablar con Mariano Rajoy. Lo siento, quien ganó las elecciones. Habla de diálogo e incluso le escriben y él lee lo siguiente: “el diálogo abre la mente. La obcecación, la cierra”. Que se aplique el cuento.

En su discurso Sánchez dice que quiere desterrar el insulto y la descalificación de la vida política. Y estoy totalmente de acuerdo. Pero para hacerlo debería dejar él la política porque es uno de los que ha traído el insulto y la descalificación al debate político.  No ha venido solo. Le acompañan desde la izquierda más radical en esta nueva forma de hacer política. Pero ahí le tenemos, diciendo otra GRAN MENTIRA.

En definitiva y desgraciadamente, lo menos importante en todo este circo somos nosotros. Los españoles. Empezó la cuenta atrás y dos protagonistas llevan un mes de campaña electoral. Pedro Sánchez y Albert Rivera, a costa de todos y con el apoyo de algunos. Otro lleva en campaña desde hace un par de años financiado desde Venezuela e Irán, para llegar al poder y quedarse. Quedarse. Perpetuarse. Espeluznante.

Hoy critican a Mariano Rajoy porque ha sido duro con Pedro Sánchez. Dicen que se ha burlado de él. Que ha tenido un discurso como jefe de la oposición. Que ha sido inmisericorde con Sánchez. Critican que vuelva a recordar cómo estaba España cinco años atrás. En definitiva, critican todas y cada una de las palabras de Mariano Rajoy. Si o Si.

Pues bien. Yo las aplaudo. Quizás sea una sola española que aplauda entre dos. O entre mil. O entre millones de españoles. No lo sé. Pero aplaudo el discurso de Mariano Rajoy. La dureza es la respuesta a la burla a todos nosotros. La realidad y el recuerdo es la respuesta  a las mentiras. Y la firmeza es la respuesta al circo mediático que han montado dos protagonistas con único programa electoral de izquierdas: PEDRO SÁNCHEZ Y ALBERT RIVERA.

Pero dicho esto. No me siento satisfecha con lo que veo y escucho. Me preocupa y me ocupa. Veo hacia dónde estamos yendo. Contemplo, desde mi rebeldía, que la comedia no ha terminado. Y reclamo sentido común a todos. Ese sentido que a golpe de flashes, mensajes enlatados, vendettas personales e intereses mediáticos se está perdiendo en beneficio de muy pocos; aunque la mayoría, aún, no se haya enterado.

La solución está en el centro, sin duda. La solución está en el diálogo, sin vetos. La solución está en sumar, jamás restar. La solución está en todos nosotros. Seamos resolutivos.

Gracias.

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.