Yolanda Estrada Madrid

Diputada por el Partido Popular en la Asamblea de Madrid.

Para Ciudadanos el principio de “todos somos iguales ante la ley” solo se aplica según le convenga para ser titular en los medios de comunicación. Curioso

Para Ciudadanos el principio de “todos somos iguales ante la ley” solo se aplica según le convenga para ser titular en los medios de comunicación. Curioso

En primer lugar, quiero expresar mi más enérgica repulsa al terrorismo. A todo el terrorismo.

Solo la libertad es importante. Una libertad garantizada y cuyo límite sea sólo el imperio de la ley y la libertad del otro. Esa libertad tiene que ser una constante en nuestras vidas. Desde luego, lo es en la mía.

Eso, insisto, es lo que creo importante de verdad.

Y no lo que ahora escuchamos de esos nuevos ideólogos “emergentes” que han decidido “arrogarse” el titulito de liberales. Hoy soy socialista, mañana progresista, al otro progresista liberal. Y hace poco, incluso, nos “asustaron” diciendo que eran los liberales de las Cortes de Cádiz de 1812.

El susto fue porque, no hace mucho, políticos como Albert Rivera decían que sólo los nacidos a partir del 78 deberían dedicarse a la política. O son de 1812 o son del 78. Pero como siempre nos lían. Prefiero quedarme con los políticos demócratas, con sentido común, de Estado y con un proyecto viable para mi país.

Pero ahí les tenemos. Ocupando líneas de periódicos, titulares de prensa. Minutos televisivos. Incluso, encuentros en Georgetown con no sé qué poderes internacionales. Ahí está. El liberal que renuncia a los principios que defiende el liberalismo y que se cree el Macron español. Me río. Aunque no es de risa la cosa. Más bien de pena.

Un liberal jamás debería renunciar a los principios que sustentan la ideología de la que hace gala. Pues bien. Rivera y los suyos renuncian sin titubeos cuando se trata del PP y con titubeos cuando le afecta al PSOE o a ellos mismos. Que todos somos iguales ante la ley, es un principio que se aplica según les convenga para el titular. Que tenemos que defender el Estado de Derecho. Bueno. Cuando convenga. Que hay que defender los derechos fundamentales. Sí, pero en Venezuela. Con foto incluida. ¿Presunción de inocencia? En España, hoy, no da votos. ¿La verdad? No interesa. Cabezas. Que rueden cabezas. Hogueras. Y yo, luciendo palmito en portadas de revistas y lanzando mensajes contra la “vieja política”.

Este es el liberalismo de Ciudadanos, amigos. Cuidado. Que tiene doble rasero.

Aunque a veces reconozco que el catalán, candidato por Madrid, y ya “viejo político” por su apego a la cosa pública sin responsabilidad. Acierta. Si, a veces acierta. Y no me cuesta reconocerlo. Su situación la comparo como cuando uno se presenta a un examen sin saber nada. Pero, de carambola, acierta alguna respuesta. Hasta el profesor levanta la vista y sonríe porque no puede creérselo. Sonríe y mira. Pero ese mismo profesor sabe que en la siguiente respuesta o en la anterior se demostrará que no tienes ni idea. Y así es, normalmente. Eso es lo que le pasa a Albert Rivera y su corte de Ciudadanos.

Ignacio Aguado, Villacís, Girauta, Páramo o Villegas. Da igual por donde empiece. Porque el camino es corto. Y todos se unen frente a una causa. La general. Los políticos del PP. Y han decidido en su demócrata actuación política SIN RESPONSABILIDAD. Que ellos, solo ellos. Pondrán el cartel de buenos y malos.

Pero como digo. A veces. Giran la rueda. Y aciertan. Como cuando Rivera salió en defensa de nuestras Fuerzas Armadas frente al canalla de Otegui. Buena réplica o “zasca” a este impresentable. Sin embargo a Rivera parece que se le olvida que en esa lucha en defensa de la libertad y contra el terrorismo han servido y sirven muchos políticos. De la vieja escuela. Eso si.  De esos que no le gustan a él. Lo siento. Pero que con su vida han defendido la libertad. Y de eso no hace tanto.

Mientras muchos disfrutábamos de la libertad. Políticos demócratas (PP y PSOE) se jugaban sus vidas para defenderla. Y, sin duda, las Fuerzas Armadas garantizan esa libertad. Pero no olvidemos que los gobiernos son quienes dan y quitan. Si mañana gobernara PODEMOS. ¿Qué pasaría en nuestro país? No quiero ni pensarlo.

Y volviendo a las palabras de Rivera. Muchos cargos públicos sin tanta relevancia. Muchísimos de esos que ahora señalan o que intentan desprestigiar a políticos del PP por llevar afiliados más de 25 años o con cargos públicos. Muchos han defendido la libertad cuando no era fácil hacerlo. Algunos hemos puesto nuestros nombres en listas electorales municipales donde no hay libertad para que siga habiéndola. Para que el miedo no gane. Y sin cobrar. Muchísimos más han estado expuestos y han sido objetivo de ETA. Y muchos sin cobrar. La libertad en España lleva los nombres grabados también de muchos de esos políticos a los que ahora señaláis.

Amigo Albert Rivera: Cuando señaláis y acusáis a políticos del PP por llevar en política más de 25 o 30 años. Yo, como afiliada del PP veo a personas que han defendido la libertad. La libertad la hemos ganado entre todos.  Y tú, Albert Rivera, no estabas. Hace muy poco tuviste la inmensa suerte de que cuando en una ocasión viste coaccionada tu libertad, pudiste denunciarlo. En libertad. Sin miedo. Y yo me alegro de que lo hicieras. Pero hace muy poco tiempo, las cosas no eran así. Y tú disfrutabas de esa libertad.

Todo nuestro apoyo a quienes se juegan la vida desde hace muchísimos años para garantizar nuestra libertad. Pero también tenemos que acordarnos de quienes han defendido la libertad (civil) con su vida, de manera voluntaria y también de aquellos que involuntariamente se han convertido en víctimas de los asesinos terroristas. Y, fundamentalmente, no deberíamos olvidar al hacer política, con quienes nos juntamos para “censurar” con Comisiones de Investigación o con causas generales. Porque esos socios de “la regeneración” son los mismos que aplauden a canallas como Otegui.

Hay que tener las cosas claras, amigos. Y saber que hay líneas que no se pueden vulnerar. La libertad, la ley y nuestros derechos.

Aunque creo que los de Ciudadanos no lo tienen claro, aún. Deseo que pronto se den cuenta de sus errores. Los procesos inquisitoriales de hoy pueden venirles muy bien “mediáticamente”. Pero mañana pueden ser ellos quienes sean “lapidados” públicamente sin juicio justo y sin condena. Y entonces, a pesar de todo, yo también desde mi Rincón, seguiré defendiendo el Estado de Derecho y nuestra libertad y derechos fundamentales.

Gracias.

 

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.