Yolanda Estrada Madrid

Candidata por el Partido Popular a la Asamblea de Madrid.

Las comparaciones siempre son odiosas y en política más, pero no me resisto a comparar a Inés Arrimadas con Soraya Sáenz de Santamaría, dos mujeres políticas de portada de revista

Las comparaciones siempre son odiosas y en política más, pero no me resisto a comparar a Inés Arrimadas con Soraya Sáenz de Santamaría, dos mujeres políticas de portada de revista

En política hay momentos o decisiones que son cuestionados siempre por unos y depende de quien tome la decisión, por otros.

Eso es así, amigos. Y creo que es algo ya indiscutible por todos los ejemplos que estamos siendo testigos los españoles de a pie.

Que esta semana se haya hecho eco todo el mundo del posado en una revista de moda por parte de la política de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Es un hecho que yo no cuestionaré ni criticaré. Respeto la libertad de todos. También de la diputada autonómica catalana. Sin embargo, me asombra el contenido y la importancia que esa misma catalana que se autodefine “feminista” hace de su imagen y del Parlament.

Si, amigos. Me sorprende. Y me sorprende aún más cuando no sé qué ha hecho Inés Arrimadas, aún, ni por Cataluña, ni por España. Salvo ganar unas elecciones en Cataluña, apelando a un voto útil, muy inútil, y quedarse en la barrera sin ánimo a entrar a defender su propia investidura. Que hubiera sido lo correcto. Sobre todo por respeto a miles de votos prestados de muchísimos catalanes hartos ya, como todos, de la gran mentira “separatista”.

En aquella campaña se le perdonó a Inés Arrimadas que desconociera la tasa de desempleo de la Comunidad que pretendía presidir. ¿Os imagináis que Rajoy desconociera la tasa de desempleo de España, o Cifuentes la de Madrid? Yo si. Hubieran sido interminables las críticas, y con razón. Sin embargo, Inés tiene la disculpa de todos. O de casi todos. Incomprensible.

Hace muy poquito afirmó que no acudiría a la manifestación del 8-M porque era “anticapitalista”, pero que ella es muy “feminista”. Y nos regala un posado. Que reitero. No critico su decisión. Pero me confunde. Me hubiera encantado que esa decisión hubiera sido otra. Que el uso del Parlament lo hubiera hecho para defender a España y los catalanes, en vez de ser utilizado como escenario de un reportaje fotográfico de “gala”. Y, si me apuráis, ambas cosas. Así lo entendería todo.

Porque no es incompatible ser mujer política de portada (aunque no me gusta el uso de lugares institucionales para ello), con ser una política responsable y que toma decisiones. Un ejemplo claro. Soraya Sáenz de Santamaría. Vicepresidenta del Gobierno. Hizo un posado. Menos mal que acertó hasta con la diseñadora, española. Pero Soraya, además de mostrarnos un lado más humano, todos los días de su vida política toma decisiones en defensa del interés de todos los españoles.

Una mujer diez. Sin duda. Al menos para mi. Y que entra en el cuerpo a cuerpo político. Me gusta que mida su inteligencia, su capacidad y su oratoria, más allá de aquella portada. Aún espero impaciente encontrar a Arrimadas entrar en un debate, cuerpo a cuerpo, frente a un rival político. Será interesante seguirlo. Pues en los debates públicos de la última campaña catalana, Inés fue a “vender su libro” y no entró en debate alguno. Con ninguno. No lo necesitaba.

Pero Soraya, si. Desmonta con argumentos al rival político. A la oposición. Les define cuando habla. Se conoce los temas. No rehúye ningún debate. Y, sobre todo, cuando mira a cámara no lo hace solo para sonreír o copiar otros argumentos. No. Cuando Soraya mira a cámara es para transmitir siempre un mensaje, una decisión y ser responsable.

Amigos. No es una cuestión de imagen. Es una cuestión de fondo. Y si al fondo lo aderezas con buena imagen. Bienvenido sea. Pero si solo hay eso. Imagen. La cosa pinta fea.

Para finalizar mi reflexión de esta semana, transcribiré las palabras que Soraya respondió el martes a un Albert Rivera queriendo hacer responsable al gobierno de Mariano Rajoy del mal uso de dinero público para aquel “no referéndum” y exigiendo “responsabilidades por ello”. La nueva política de la inquisición y de las “coyunturas”. Así son los de Ciudadanos.

Y Soraya le respondió: “Mantenemos la coherencia y no nos sumamos a cualquier coyuntura. Porque usted defiende una cosa, la contraria, el extremo y el intermedio”…con muchos ejemplos que definen la política de Ciudadanos. Pero me quedo con aquello de que aplicar el artículo 155 era fantástico para los independentistas. Eso lo dijo Rivera. Y después dijo que gracias a ellos, el gobierno aplicó el 155.

En fin. Amigos. Lo dicho al principio.

En política hay momentos o decisiones que son cuestionados siempre por unos y, depende de quien tome la decisión, por otros.

Me quedo con las portadas de políticos responsables, coherentes y que defienden nuestro Estado de Derecho por encima de cualquier titular.

Gracias.

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.