Yolanda Estrada Madrid

Candidata por el Partido Popular a la Asamblea de Madrid.

La perniciosa judicialización de la política, el extraño caso del Presidente de Murcia y la absurda política de telediario de Ciudadanos

La perniciosa judicialización de la política, el extraño caso del Presidente de Murcia y la absurda política de telediario de Ciudadanos

Hoy quiero hablar de política y justicia. La política judicializada. A veces, justiciera. De venganza. Si, amigos, hoy quiero reflexionar sobre si el camino de judicializar la política es positiva para todos nosotros. O, por el contrario, simplemente satisface el narcisismo político de nuevos o emergentes políticos y no resuelve nada.

La corrupción no sólo señala a culpables o presuntos, también conlleva otros problemas. Titulares de prensa, acabar con un adversario político, liquidar a tu enemigo de filas o ganar un puñado de votos. Y, sin duda, esa utilización separa la política honesta de su finalidad. El servicio público. Pensar en las personas. Resolver los problemas. Y respetar la separación de poderes (distribución) en el que se sustenta nuestro Estado de Derecho.

Un día sería interesante reflexionar sobre las responsabilidades políticas y las administrativas o penales. Y no tanto de su terminología y el uso que hacen algunos políticos para alimentar el cabreo generalizado. Reflexionar alejándonos de la demagogia de los últimos años. Aunque hoy no toca. Aunque debería. Hoy quiero escribir sobre otro asunto. Un asunto que está en los medios y afecta a una tierra que yo quiero, respeto y siento parte de mí. Me refiero a la situación política que se está viviendo en Murcia.

Sin entrar a valorar el acuerdo firmado entre el PP y Ciudadanos en Murcia. Si benefició al uno, al otro o a todos los murcianos. Hoy, lo importante es saber si lo firmado por ambos partidos es aquello que le está exigiendo Ciudadanos, algunos medios de comunicación, otros partidos y muchos murcianos al presidente de la Región, Pedro Antonio Sánchez.

Pues bien, vayamos al texto del acuerdo. El PP se comprometió a “Separar de inmediato de cualquier cargo a imputados por corrupción política….”.  Corrupción política.

Amigos, ya sabéis que la corrupción puede ser de diferentes tipos. Incluso para algunos la corrupción privada o fiscal es justificable, aunque nos estafen a todos. Es lo irónico de los justicieros. La corrupción de la mentira, la manipulación. También se excusa. Para gustos, los colores. O la democracia.

Así que nos centramos en el acuerdo. Corrupción política. Los de Albert Rivera han definido como tal los delitos que conllevan enriquecimiento personal ilícito o financiación irregular. A sensu contrario, aquello que no sea corrupción política no conlleva un compromiso de separación inmediata del cargo. Y entonces llega la pregunta del millón, ¿el presidente murciano está investigado por corrupción política?

Creo que es evidente la situación. Ciudadanos ha buscado un nuevo titular, basado en una verdad a medias. Algo mucho peor que una mentira. Y, obviamente, se le ha vuelto en su contra. Pero lo peor de todo es que se ha vuelto en contra de todos los murcianos.

El PSOE ha presentado una moción de censura contra el presidente regional, apoyado por PODEMOS. Ciudadanos no sabe qué tiene que hacer y lo peor de todo es que es el causante de toda esta situación. Albert Rivera, “ahora te toca a ti mover ficha”. La izquierda murciana se está frotando las manos y con razón.

¿Apoyará Rivera la moción de censura de la izquierda por una imputación administrativa? ¿Colocará Albert a los perdedores, una vez más, al frente del gobierno de una región? ¿Qué harán los de Ciudadanos y qué explicaciones darán a los murcianos?

Como he dicho, no entraré en el fondo de la cuestión. Por respeto a mi tierra, a los murcianos, a la verdad, a los procedimientos judiciales y por respeto al presidente de la Región. No es la primera vez que ha sido denunciado. 16 veces. Y todas las denuncias archivadas. ¡Qué mayor ejemplo de judicialización de la política que el acoso que existe y ha existido contra Pedro Antonio Sánchez! Pero que se pronuncie la justicia.

Me quedaré en la forma. En lo firmado. En lo que está pasando políticamente. En la actuación mediática de Ciudadanos. Y en la situación procesal “mediática”.

Me quedo en la respuesta de Ciudadanos a este giro político del PSOE murciano. Resulta que ahora quiere hacer culpables a los del PP. Por supuesto. Ellos después de todas sus declaraciones irrespetuosas, justicieras, propia de inquisidores y faltando a la verdad en relación al acuerdo firmado. Después de levantar un sentimiento de indignación en el pueblo murciano. Después de todo esto, pretenden que los “viejos políticos del PSOE” no quieran aprovechar la coyuntura y “ocupar sillones y gestionar”. ¿Son ignorantes o demasiado inocentes? Una cosa u otra es perjudicial para los intereses de los españoles, sin duda.

A Ciudadanos les falta mucho que aprender. Sólo con titulares y agitando la indignación no se hace política. No, amigos. El PSOE, desgraciadamente, ha hecho política, Ciudadanos se lo ha puesto fácil. Y los murcianos necesitan conocer el sentido del voto del partido de Albert Rivera. Los españoles debemos saber si Rivera se ha metido en este charco conociendo las consecuencias que tendrá para todos o ha sido tan irresponsable que no ha sido capaz de medir las consecuencias de su propio ego político.

Ego que mezcla todo. Justicia y política. Un ego que nos está llevando a estas situaciones que ni ellos mismos son capaces de controlar o medir. Y un ego que están acabando con ellos mismos. La pena es que mientras tanto los murcianos serán quienes paguen las consecuencias de toda esta desagradable situación y son noticia por este jaleo político en vez de serlo por tantas y tantas cosas positivas que tienen.

La riqueza de esa tierra, de esa huerta. El esfuerzo de murcianicos que se han hecho líderes en depuración y reutilización del agua porque para ellos sí que es un bien escaso. Siguen reclamando un Plan Nacional del Agua y siguen reclamando solidaridad, porque se necesita. O nada sabemos de las rebajas de impuestos o que la atracción de la inversión a la Región ha supuesto una de las mayores caídas del paro en España en estos dos últimos años.

Murcia es mucho más que esos titulares que se dedican a hacer de la política y la justicia un show mediático para beneficiar a un partido emergente catalán que no se ha enterado que con los intereses de los españoles no se debe jugar.

Pero, ¡claro!, es que ellos acaban de llegar y tienen que dar lo único que saben dar. Titulares. Y los españoles, hoy los murcianos, a sufrir las consecuencias de la nueva política.

¡Qué pena! Amigos, mientras tanto, dejaré de leer todas esas noticias que pretenden dañar a una Región que yo quiero mucho y subiré el volumen de la Parranda. “Murcia, ¡qué hermosa eres!”.

Gracias.

 

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.