Yolanda Estrada Madrid

Candidata por el Partido Popular a la Asamblea de Madrid.

La elección de Pablo Casado como Presidente Nacional del PP está haciendo que muchos otros políticos españoles estén recalculando ruta política, como Rivera, para guiarse en septiembre

La elección de Pablo Casado como Presidente Nacional del PP está haciendo que muchos otros políticos españoles estén recalculando ruta política, como Rivera, para guiarse en septiembre

En política algunos deciden recalcular su ruta cuando se encuentran perdidos. O cuando han perdido o los suyos han perdido. Es lo que se llama supervivencia política. Algo que los ciudadanos de pie deberíamos denunciar por falta de ética y principios.

Uno de los máximos exponentes de esta nueva moda de “Recálculo” es sin duda el silenciado político catalán que en este último mes ha estado “sin palabras”. Me refiero, ni más ni menos, que al líder del partido naranja. Albert Rivera.

Si, amigos, Rivera anda dándole al tomtom de las encuestas para conocer la nueva ruta que debe guiarle a partir de septiembre. Sobre todo desde que en el Partido Popular decidimos elegir a Pablo Casado como nuestro nuevo Presidente.

Pero el recálculo no es exclusivo de Cs. No. También hay otros políticos que viven de la política, sin ser políticos. Que andan recalculando su supervivencia. Y, esta actitud, es altamente peligrosa.

La ilusión no se recalcula. La ilusión no se impone. Ni se aprende. La ilusión no es un estado que puede recalcularse. No. La ilusión nace del corazón, de los sentimientos. De la pasión. No entiende de estrategias. Ni tampoco de intereses.

Por eso en el Partido Popular ha ganado la ilusión. Y la ilusión tiene un nombre: Pablo Casado.

Pablo ha conseguido que todos los que sentimos el proyecto político del PP (Lo sentimos, lo defendemos y aportamos ideas para mejorarlo o para actualizarlo) estemos con la piel de gallina después de escuchar su discurso aún como candidato. La política a veces te llena de sinsabores. Pero, otras, muchas, te hace ser testigo de grandes hombres y grandes líderes como Casado.

Recalculan ruta aquellos que no tienen los mismos principios y valores. Aquellos que necesitan sobrevivir para estar en política. Los perdedores que culpan a los demás de sus derrotas personales. Los victimistas de la política. En definitiva, necesitan recalcularse aquellos políticos o aspirantes a serlo que nunca debieron jurar o prometer cargo público u orgánico.

¿Los demás? Los demás, tenemos clara la ruta. Desde siempre. Tenemos el objetivo marcado en nuestra razón y el corazón. Sabemos que el Partido Popular sólo saldrá adelante cuando la ilusión acompañe a nuestro proyecto. La misma que nos ha hecho ganar elecciones. La misma ilusión que nos ha hecho a muchos afiliados a defender este proyecto sin complejos ni miedo. La ilusión que nos ha hecho a algunos. Como en mi caso. Apelar a la libertad y a los afiliados.

Porque sin libertad y sin nosotros, los afiliados. El Partido Popular hubiera desaparecido hace mucho tiempo.

Por eso la etapa que lidera Pablo Casado me gusta. Me gusta que haya empezado dando una clase de integración a aquellos políticos que no creen en ella. Me gustó su discurso ya como presidente. Alabando el pasado del PP. Y poniendo énfasis en el presente y futuro. Creyendo en nuestro proyecto, nuestros principios y nuestros valores.

Me gusta que haya puesto el énfasis en una palabra que yo siempre he utilizado. Ilusión. Porque esto demuestra que sabe perfectamente como conectar con todos. Y eso, motiva.

Y, sobre todo, me gusta porque Pablo es Pablo. No es ninguna copia, ni la respuesta a intereses de nadie. Pablo Casado es así. Como le vemos. Sin envoltorios ni mentiras ni apoyos. Salvo el nuestro. El de los afiliados.

En Pozuelo fuimos contundentes. Pablo Casado arrasó. Y ese hecho debería hacer reflexionar a algún que otro mandatario. Libertad frente a imposición. Ilusión frente a la apatía. Proyecto y Valores frente a inactividad. Y, sobre todo, trabajo y participación. Afiliados. Mucho Partido Popular.

Sigo creyendo que antes y ahora el Partido Popular es el proyecto político que mejor defiende a las personas. A las familias. A los trabajadores. Empresarios. Autónomos. Jubilados. Mujeres. Niños. Quien mejor defiende la libertad, la vida, la propiedad privada. La economía liberal. Y, sin duda, sigo pensando que desde el PP se sigue defendiendo sin fisuras España y  a los españoles.

Ahora tenemos un nuevo líder. Un líder que ha superado un verdadero y participativo proceso de primarias. Un líder que nos ha ganado. Y un líder que se fraguó entre los afiliados. Que nos defiende y que siempre ha dado la cara por el PP.

Empieza una nueva etapa. Y en esa etapa la ilusión tiene nombre y apellidos: Pablo Casado. Y Pozuelo ha sido muy importante en esa decisión. Orgullosa de haber podido contribuir a esta nueva etapa con el voto de los afiliados.

Y ahora tocan unos días de descanso. Quiero aprovechar estas líneas para desearos a todos unas felices vacaciones y desearos a todos mucha felicidad.

Hasta septiembre, amigos!!

Gracias.

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.