Yolanda Estrada Madrid

Diputada por el Partido Popular en la Asamblea de Madrid.

Esta noche da comienzo la carrera electoral más importante de los últimos años ya que, en las elecciones generales, España se jugará mucho. Y “votos útiles” solo son para el PP y Pablo Casado

Esta noche da comienzo la carrera electoral más importante de los últimos años ya que, en las elecciones generales, España se jugará mucho. Y “votos útiles” solo son para el PP y Pablo Casado

A las 24 horas de esta noche, dará comienzo la carrera electoral más importante de los últimos años. La izquierda radical que lideran Sánchez, Podemos, los defensores de los asesinos etarras y los separatistas catalanes, buscan una división de la España de derechas. De centro derecha. Y muchos lo están poniendo en bandeja.

Cierto es que esta división ya fue fomentada y auspiciada por el emergente partido catalán que, a pesar de ganar a golpe de “voto útil”, las últimas elecciones catalanas, no ha sido capaz si quiera de defender una investidura constitucional. Sí, Arrimadas es muy maja. Y habla muy bien. Pero coraje, lo que se dice coraje para haber defendido a los constitucionalistas en la cámara. Le faltó. Estos son Ciudadanos. Es moda de hace escasos años y que ahora va perdiendo adeptos.

Y sí, amigos. Con ellos empezó todo. Recordemos: Su objetivo fue quitar, arañar y “obnubilar” a los votantes de centro derecha que siempre habían optado por el PP.

Resultado: La España de hoy. Y lo que nos espera. A mí, al menos, me preocupa.

La irrupción de VOX debilita más el centro derecha y fortalece a la izquierda. Ese bloque de izquierdas indecente que juega con nuestras libertades, nuestro país y nuestro dinero. Un bloque indecente que por lo que dicen las encuestas, si no lo impedimos uniendo el voto en estas elecciones en torno al Partido Popular, se harán con la mayoría absoluta.

Y yo me rebelo contra esa okupación de izquierdas que tanto daño hace e hizo a las sociedades que las han sufrido, a las personas que las han padecido y a las economías que las han soportado.

Y por eso digo: NO a la izquierda. Y mi voto irá al Partido Popular. Y las cruces en el Senado serán para los tres candidatos del PP en Madrid. Y esta noche apoyaré en el acto de inicio de campaña a Pablo Casado, Pío García Escudero y a todos los candidatos al Congreso y al Senado del PP.

Amigos, sé que vais a pensar que no hago nada nuevo. Que soy del PP y punto. Algunos incluso me han tildado de “disciplinada”. Erróneamente. No vivo de la política. Cuando viví de ella, lo fui pero, ahora, no. Soy simplemente coherente, leal, española, madre, autónoma y he creado puestos de trabajo. He defendido SIEMPRE los principios y valores del centro derecha y liberal. La vida, la propiedad privada y la libertad. Y no voy a cambiar ahora.

Por todos esos motivos quiero que sea el PP quien gobierne. No por disciplina sino porque creo en él.

Sinceramente impedir ese gobierno del PP porque escuchamos y creemos cantos de sirena por parte de otras opciones políticas imposibles de ejecutar. Es un error. Un grave error.

Aunque entienda la situación y haya españoles hartos de muchas cosas. Cabreados. E, incluso, que el corazón nos pida que hablemos “más alto” y seamos más extremistas. Mirad, me quedo con la templanza, la firmeza y la valentía de Pablo Casado.

El sábado pasado, Pablo Casado fue sometido a la peor entrevista. La más sectaria, partidista y menos respetuosa que yo haya visto jamás en televisión. Nunca ningún político ha sido sometido a tal “escarnio público y televisado”. Y Pablo lo pasó. Lo pasó. Aguantó. No faltó al respeto a nadie. Se enfadó. Y salió por la puerta grande.

Es probable que a muchos les hubiera gustado que Pablo se hubiese levantado, les hubiese mandado al carajo (disculpad la expresión) y le hubiese dejado plantados allí.

Casado vence con educación y argumentos. No con titulares o con fotos impactantes. Y esos argumentos los intentó defender contra viento y marea. Sin faltar al respeto y con educación. Ese es el Partido Popular que yo quiero.

Por eso, defiendo con absoluta convicción. Que solo el PP está capacitado para dar la cara frente al bloque neo comunista. Solo Pablo Casado y los candidatos del PP hablan sin miedo y entran con argumentos en platós de tv nada cariñosos con nosotros.

Esa es la diferencia entre unos candidatos y otros. A unos les asusta ese formato y se protege con los suyos. “Así es muy fácil, Santi”. Y otros pactan hasta el estornudo del periodista para que su líder no salga feo en la foto o el titular.

No he visto depredadores peores que los periodistas o comunicadores de la izquierda española que se sentaron “frente” a Pablo Casado el sábado pasado. Y esa “sangría” que intentaron hacer al candidato del PP, se quedó en una leve cornada y Pablo “salió a hombros” de esa plaza.

Y yo me pregunto: Si los periodistas y el presentador, estaban defendiendo un proyecto político de izquierdas. Estaban intentado que Casado dijera lo que ellos querían que dijese. Y defendían a capa y espada el proyecto de Pedro Sánchez.

Me pregunto: ¿Por qué no empujan y animan al cobarde de Sánchez a un cara a cara con Pablo Casado?

Pablo Casado planta cara a Sánchez. Le ha dado lecciones de ética, política y respeto en el Congreso. Y eso al okupa que espera “legalizar” su situación con estas elecciones y el centro derecha dividido. No le gusta.

Espero que no se “legalice” al okupa de Moncloa. Y espero que aquellos que se dieron cuenta que la moción de censura fue “gracias” a la tibieza de Ciudadanos. El 28 de abril no se la vuelvan a jugar.

Muchas gracias.

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.