Yolanda Estrada

Pasión por mi familia, mi país, mi ciudad y la política.

El sectarismo se impone: Ciudadanos, PSOE y Podemos se han unido para que el Congreso investigue la financiación del PP. Solo la del PP. La de los demás no importa

El sectarismo se impone: Ciudadanos, PSOE y Podemos se han unido para que el Congreso investigue la financiación del PP. Solo la del PP. La de los demás no importa

Y volviendo a la política general de actualidad. A esas cuestiones que acaparan los medios de comunicación. Una vez superado con éxito los Congresos Nacional y Autonómico del PP. Vuelvo a la política de actualidad. Porque en esas estamos. Según sople el viento, hacemos política con azules, naranjas, morados o rojos. Volvemos al postureo más antidemocrático e irreal de toda nuestra democracia.

Así es, amigos. El postureo político. Los nuevos tiempos.

Hay que reconocer que la política y los políticos están cambiando. ¿Alguien lo duda?, ¿esta es la política que queremos?

Esta semana me ha llamado la atención las Comisiones de Investigación sobre la financiación de los partidos políticos. Si, amigos. Me ha llamado la atención por el sectario planteamiento de los nuevos políticos. Por el uso “inadecuado” de las cámaras parlamentarias para buscar titulares de prensa. Y porque todo lo que no sea el PP, no importa. Todo vale al otro lado de la línea azul. Aunque sea cuestionable.

Sectarios. Intolerantes. En eso se han convertido los de Ciudadanos. Desde el mismo momento que pactan este asunto con PODEMOS y PSOE  alejándose de la realidad. Sin argumentos, sin justificación y contra el PP. Y sólo contra el PP. Desde el momento en el que se centran en fomentar el odio contra un solo partido político. Sin admitir otras conductas también reprochables y tapándolas con su voto. Se vuelven sectarios, se alejan de los españoles y se equivocan.

Ciudadanos, PSOE y PODEMOS se han unido para que el Congreso investigue la financiación de un partido político. Solo la de uno. La del PP. Rechazando abrir una comisión para estudiar qué ha pasado y está pasando en todos los partidos, como ha propuesto el Partido Popular. Para hacer un análisis político de la situación. Y para evitar en el futuro conductas reprochables o para legislar evitando que se pueda incurrir en esas conductas.

A la formación naranja no le preocupa ni el problema ni las posibles soluciones. No, amigos. Menos aún le preocupa investigar todos los supuestos casos y sus causas y faltas de controles. No nos equivoquemos. Tampoco le preocupa que los españoles rechacemos la corrupción sea de quien sea. Eso no le da votos. A los de Albert Rivera sólo le preocupa señalar al Partido Popular. Arrinconar al PP. Alejarse de las posturas moderadas del partido de Mariano Rajoy.

Porque, efectivamente, sobre el PP hay dudas razonables sobre su financiación. Y negarlo es negar la evidencia. Yo no sé si esa financiación era del PP o era personal de algunos presuntos mangantes. Lo que sé, sin duda, es que algo ha pasado que los españoles no lo aceptamos.

Mariano Rajoy lo sabe. Por ello no solo no se ha opuesto a esa Investigaciónparlamentaria, sino que ya en la legislatura pasada tipificó la financiación irregular de los partidos políticos como delito. El informe Anticorrupción de la Comisión Europea, en febrero de 2014, reconocía a España, ya entonces,  los esfuerzos hechos por el Gobierno y por el Parlamento para atajar la corrupción. Fue el PP. El PP, en solitario. No el PSOE (por cierto, condenado por ello hace años), ni tampoco Ciudadanos y menos aún PODEMOS o los catalanes de Convergencia (CIU).

El PP sabe que el problema va más allá de unas siglas, como lo sabemos todos. Como lo demuestran casos que salen a la luz y otros que se quedan en las penumbras de muchas administraciones y que por un motivo u otro no salen.

La financiación de los partidos políticos debe ser sometida, en su conjunto, a una investigación parlamentaria. Y hay que hablar claro sobre ella.

¿O es que los ERES de Andalucía no escandaliza a los españoles? Parece que a casi todos nos escandaliza, salvo a los de Ciudadanos y al PSOE.

¿Y el  trasvase de fondos económicos desde Venezuela con destino a PODEMOS o a sus autores intelectuales? Puede que no sea delito pues aún no eran un partido político. Pero responsabilidades políticas, que es de lo que se trata, hay y muchas. ¿No creéis? Y este asunto venezolano Rivera lo ha usado mediáticamente, pero a la hora de votar, ha decidido que no quiere que se investigue a PODEMOS y su “inyección venezolana”. Huele un poquito mal.

Y si hablamos del famoso 3% de Convergencia en Cataluña. ¿Por qué se niega Rivera? Porque podría entender que se oponga a investigarse a ellos mismos. La presunta financiación de Ciudadanos con fondos públicos de sus grupos institucionales. Pero lo de Convergencia. No trago. Lo suyo tampoco. Cuando alguien no tiene nada que temer, ¿qué miedo tiene Rivera  a ser investigado, a ser controlado? Que me lo expliquen.

Lo dicho. Sectarismo. Incoherencia. Falta de respuesta a los problemas de los españoles. Postureo. Y la unión del bloque de izquierdas contra el PP.

Porque si, amigos. Hay que investigar con una finalidad. La transparencia. Luchar contra la corrupción. Conocer la verdad. Depurar responsabilidades políticas. Dar cuenta en la Cámara. Pero en este capítulo llamado financiación de partidos políticos. Hay muchas actuaciones cuestionadas y cuestionables. Y el PP ha actuado con coherencia. Hay un problema que afecta a todos. Estudiémoslo y démosle una solución entre todos.

Por eso aplaudo que en el Senado se abra una Comisión para investigar a todos. También a los que han votado en contra de esta propuesta en el Congreso. En igualdad de condiciones. Sin sectarismos. Con luz y taquígrafos. Aunque lamento que esta medida no haya sido apoyada por Ciudadanos y el PSOE. Y aún lamento más que algunos estén en política para desvirtuar la finalidad del Parlamento y ni siquiera lo utilicen para saber la verdad. Su única finalidad es fomentar la división y el odio.

Pero esto es lo que hemos elegido. Ojalá pronto se dediquen a legislar y dar respuesta a nuestros problemas. Dejando así los titulares a los medios de comunicación y el fomento de la división y el odio en la sociedad a los antidemocráticos.

Gracias.

 

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.