Yolanda Estrada Madrid

Diputada por el Partido Popular en la Asamblea de Madrid.

El Debate del estado del Municipio ha perdido su sentido original y sería bueno que recuperase aquel espíritu con el que se creó hace casi diez años. Merece la pena

El Debate del estado del Municipio ha perdido su sentido original y sería bueno que recuperase aquel espíritu con el que se creó hace casi diez años. Merece la pena

Después de un par de semanas “fuera de juego”, por fin vuelvo a escribir en mi Rincón de Libertad. Ese que me posibilita reflexionar, proponer, analizar, opinar e incluso criticar aquello de la política que me interesa, me preocupa o me ocupa. En estos días la actualidad política no ha cambiado demasiado. Mientras unos siguen pensando desde la radicalidad, otros solo en los titulares y otros en el postureo. Y, en ese batiburrillo, el PP sigue gobernando, tomando decisiones. Y este seguirá siendo el panorama político durante mucho tiempo. Si no, al tiempo.

Por eso he decidido hablar, hoy, de un tema local. De mi ciudad. De Pozuelo de Alarcón.

Hoy, se celebra el Debate sobre el estado de mi municipio. Un debate que es un instrumento de control y de transparencia a la acción de gobierno. Y un debate cuyo objetivo es rendir cuentas tanto a los vecinos como a la oposición política. Y me gusta que haya este tipo de debates. Es sano democráticamente. El debate enriquece, sin ninguna duda. Siempre y cuando, claro, haya tolerancia, respeto y moderación. Y eso es lo que espero hoy en el salón de Plenos de mi Ayuntamiento.

Muchos han criticado que Pozuelo se acogiese al Régimen de Gran Ciudad desde 2008. Muchos criticaron entonces y también ahora esa decisión. Sin embargo, la crítica a veces viene porque las cosas no se están haciendo como en su momento se pactó. El espíritu de esa transformación se ha perdido. Y es el momento de intentar recuperarlo entre todos. El espíritu de la moderación y de primar el interés general sobre el partidista o partidario de cada uno.

Gracias a ese espíritu, gobierno y oposición aprobamos por unanimidad nuestras nuevas normas.

Y aquello fue positivo. Una nueva organización basada en buscar mayor eficacia y ser más efectiva para los vecinos. Con mayores controles y acceso a la información a la oposición. Pero, fundamentalmente, con debate político. Con propuestas. Proyectos. Con participación. Ese era el objetivo.

Por eso defendí, en 2008, este modelo y lo seguiré defendiendo como un instrumento moderno, necesario y con aspectos positivos para todos. Vecinos, oposición y gobierno. De la misma manera, defiendo que debe actualizarse porque la realidad política ha cambiado. Pero no debería cambiar el espíritu.

En cualquier caso, hoy quiero aportar mi granito de arena, como vecina de Pozuelo, a ese Debate tan importante. Quiero hacer tres propuestas desde mi Rincón. Ideas a Gobierno y Oposición. Desde mi más absoluto respeto a la responsabilidad que cada uno tiene en mi ciudad. Pero desde mi libertad.

1- Dejemos de usar la palabra corrupción para referirnos a Pozuelo. De una manera u otra. Gobierno y oposición. Míos, tuyos o suyos. Me da igual. La única presunta corrupción denunciada por el PSOE ha sido archivada dos veces, dos. Sobre lo que queda aún no se han pronunciado los tribunales. Y habrá que explicar que “supuesta” corrupción afectaría, en su caso, a Pozuelo. Y soy una firme defensora de que hay que tener tolerancia cero con la corrupción. Pero también tolerancia cero contra los inquisidores. Seamos demócratas y defendamos la presunción de inocencia.

La corrupción no puede vincularse ni a nuestro municipio, ni a nuestros funcionarios ni a nuestros representantes políticos.

Esa vinculación permanente, esa palabra sucia en la boca de forma constante, esa manera de obrar solo me lleva a pensar y repudiar más si cabe otro tipo de corrupción. La ética o moral. La de los principios y los valores. Pero esta corrupción, desgraciadamente, no conlleva imputación. Porque si así fuera, muchos deberían haber dimitido ya.

Basta ya. Dejemos de mirar atrás y caminemos juntos hacia delante. Dejemos que hablen los jueces. Y respetemos TODOS la presunción de inocencia y las resoluciones judiciales. Contemos la verdad a nuestros vecinos y dejemos de jugar con algo tan sucio y ruin como la corrupción para arañar votos o para que una se sienta más limpia que otros.

2- No fomentemos la censura desde las instituciones. No censuremos medios de comunicación, opiniones, blogs, mociones políticas o propuestas. Porque quienes practican la censura son aquellos que limitan la libertad y eso Pozuelo no se lo merece bajo ningún concepto. Censure quien censure, me da exactamente igual.

Aprovecho para pedir al Gobierno municipal que incluya El Correo de Pozuelo entre los medios de comunicación locales que se informan en la web municipal. Una web pagada con el dinero de todos los vecinos. Un dinero que debe servir para informar con objetividad e imparcialidad a todos. Sin sectarismo ni censura. ¿Tiene algún sentido que no esté en la web municipal el medio más leído de Pozuelo?

Estoy segura que ha habido algún descuido o algún error y que inmediatamente rectificaran y actualizarán los medios de comunicación locales con absoluto rigor. Como siempre se ha hecho desde el gobierno del PP en Pozuelo.

3- Y, por último, quiero pedir que los cargos públicos hagan política en la calle y escuchen a los vecinos. Sus necesidades. Sus preocupaciones. Sus problemas. Que no sientan que por tener el acta de concejal eres mejor que los demás. Hay que vivir Pozuelo. De verdad. Hay que saber escuchar y hay que “patearse” nuestra ciudad. Aunque a veces lo que escuchemos o leamos no nos guste, nos servirá para reflexionar e incluso para acertar políticamente.

Muchas veces pensamos que la política tiene que ser confrontación. Así llevamos unos años. Sin embargo algunas personas, como yo, pensamos que la política debe servir para resolver el problema de los demás. Y si esa solución pasa por ser más moderado. Pues bienvenida esa moderación.

La prepotencia y la falta de humildad lleva al fracaso más absoluto. Y quizá esa prepotencia y esa falta de humildad. Falta de iniciativas. Falta de escuchar. De calle. De moderación, a veces. Ha hecho que muchas personas y vecinos de Pozuelo hayan perdido interés en la política municipal.

Mucha suerte hoy a todos los grupos políticos municipales de mi ciudad. Especialmente a mi partido. El PP.

Gracias.

 

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.