Yolanda Estrada Madrid

Diputada por el Partido Popular en la Asamblea de Madrid.

Albert Rivera se tira a la piscina proponiendo a Pablo Casado como candidato del PP a la Presidencia del Gobierno y yo me tiro de risa (y II)

Albert Rivera se tira a la piscina proponiendo a Pablo Casado como candidato del PP a la Presidencia del Gobierno y yo me tiro de risa (y II)

Como decía ayer, Albert Rivera ha querido correr un “estúpido” velo desviando la atención mediática para que no se hable de su pacto con PODEMOS y PSOE y ha ofrecido una imagen clara de sí mismo. Rivera quiere decidirlo todo. Hasta quién será el candidato del PP. Esta vez apuntó a Pablo Casado.

Personalmente entiendo que se fije en Pablo Casado. Pablo se afilió a Nuevas Generaciones del Partido Popular, como hizo él. Pero, a diferencia de él, presentó un proyecto, presentó su candidatura y ganó gracias al apoyo de las bases de NN GG de Madrid. Pablo fue presidente porque le eligieron, porque así es mi partido. Él no fundó nada para ser número 1 de nada. Como hizo Rivera. Casado se sumó a un proyecto y desde entonces lleva aportando su granito de arena para que el Partido Popular siga creciendo, progrese y siga siendo el partido político más importante de España.

No todos los políticos tienen el egocentrismo de Albert Rivera. Gracias a Dios. Ni todos los partidos políticos tienen telepredicadores como Rivera. Aunque haberlos “haylos”. Pero en el PP no tienen demasiada cabida los egocéntricos (acaban sepultados en su propio ego) y en nuestro ADN  no está telepredicar.

 El PP está para resolver problemas de los ciudadanos. Convencer. Defender la igualdad. La libertad. El pluralismo. La unidad de España. El Estado de derecho y del bienestar. Crear empleo. Apostar por el mérito y la capacidad. Bajar impuestos. El respeto. Ese es el PP por el que yo apuesto y en el que yo creo. Ese es el PP que lidera Mariano Rajoy.

Y ese PP lo representa  Pablo Casado. Como otros. Cospedal. Fernando Martínez Maillo. Soraya. Alfonso Alonso.  Arenas. Maroto. Juanma Moreno. Cristina Cifuentes. Y puedo seguir… y más. Porque hay más. Muchos más. Muchos que no salen en la tele y que no ocupan cargos relevantes, pero que se dedican día a día a defender los intereses de los vecinos de su pueblo, de su comunidad o de todos los españoles.

Pero repito. Entiendo que Albert Rivera admire a Pablo Casado. Es lógico.

Es más, compruebo con gran alegría que Rivera comparte algo con el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno. Mariano Rajoy. A los dos les gusta Pablo Casado. A Rajoy tanto que es Vicesecretario suyo. Tanto que ha nombrado a Pablo para que hable en nombre del PP. Tanto, que es uno de los suyos. Y yo, me alegro.

Por lo tanto no es tan difícil acercarse al PP. Salvo que esa propuesta esté envenenada y busque hacer daño y cuestionar a un gran político como es Pablo Casado. Su lealtad y su apoyo. Rivera no lo va a conseguir. Muchos sabemos cómo se las gasta el viejo político catalán emergente y si Casado tenía alguna duda, estoy segura, ya no.

Querido Albert. El Partido Popular tiene una base y una representación sólida. Tenemos capacidad suficiente para elegir y, mal que te pese, a quien elegimos fue quien te ha hecho estallar en una pataleta política. Una rabieta. Mariano Rajoy. Estás enfadado porque no te saliste con la tuya y no conseguiste que Mariano apoyara a tu candidato, Pedro Sánchez.Decisión que apoyó Pablo Casado como todo el Partido Popular.

Si quieres designar un candidato en mi partido te recuerdo cuál es nuestro proceso democrático. Afíliate. Consigue el apoyo de tus compañeros para ser compromisario en el Congreso Nacional. Apúntate a la ponencia de estatutos del partido. Prepárate una enmienda y defiende públicamente que el candidato del PP deberá ser designado por otros partidos políticos. Y si quieres, presenta otra indicando que el PP debe designar el candidato del PSOE, CIUDADANOS o PODEMOS-IU. O cualquier otro.  Así comprobarías cuál sería la respuesta de todos nosotros.

Más argumentos para apoyar al Partido Popular. Y hoy más que nunca a Pablo Casado porque Rivera le ha lanzado un dardo envenenado. Confundiéndose de objetivo. Casado. Gran político. Honesto. Honrado. Limpio. Preparado. Con experiencia. Un gran presente para el PP y para España. Y, sin duda, el futuro de nuestro país y el de los españoles pasará por sus manos. Pero si hay algo que le diferencia de Albert Rivera, es que es un señor. Respetuoso. Que tiene principios y valores. Y que su formación y su dedicación va más allá de los platós de televisión y de banales titulares de prensa. Por eso, algún día, podrá ser lo que quiera. Candidato. Presidente. O un gran profesional fuera de la política. Lo que quiera. Porque a diferencia de Rivera, Pablo Casado es mucho más que apariencia. Y eso le mata a Albert Rivera.

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno se llama Mariano Rajoy y a nuestro candidato lo elegimos dentro del Partido Popular. Ni La Sexta. Ni Ciudadanos. Ni el PSOE. Ni PODEMOS. Ni un puñado de empresas cabreadas. No. Los afiliados del Partido Popular. De la misma manera que a Pablo Casado le eligieron Presidente de Nuevas Generaciones.

Mientras Albert Rivera sigue pensando en el siguiente  titular de prensa, Rajoy,  Pablo Casado y todo el PP seguirán hablando de lo que nos importa a los españoles.

Gracias.

Yolanda Estrada

Yolanda Estrada Madrid

Comentarios cerrados.