Biografía

Hace 43 años decidí venir al mundo sorprendiendo a mi madre en Alemania, Hannover. Allí decidí empezar mi vida. Era el año 1974 y mi madre me contaba que desde ese día, cambió radicalmente su vida. Nunca entendí esa frase hasta que fui madre. Un 20 de noviembre de 1999. 25 años después.

Recuerdo mi niñez con alegría y con mucho amor de mi familia. Yo era una “empollona” introvertida y no me separaba de las faldas de mi madre. Mi hermana era la simpática y yo la “sabionda” que leía enciclopedias. Mi padre decía: “esta niña es muy rara”. Pero yo sé que le encantaba que fuera así. Esa niña pronto despertó y cambió. Con 12 años y después de un campamento, me di cuenta que me encantaba socializar. Hablar con otros niños. Reivindicar cosas. Empecé a ser la rebelde del grupo.

Con 16 años recuerdo que en el colegio me llamaban los profesores“ la rebelde”, pero como dijo uno de ellos. Una rebelde con causa.

Esa rebeldía en 1992 y con 18 años me llevó a afiliarme al PP. Queria que las cosas cambiaran. Iba a la contra de todas mis amigas. Me interesó la política y ellas me decían que era muy rara. Pero finalmente conseguí que todas se afiliaran. Es verdad, podía ser rara. Pero a la vez cabezona y “cansina” y hasta que no logré llevarlas a un mitin de Aznar, no pare. Y se afiliaron.

Estudié Derecho y en mi tiempo libre me dediqué a proponer soluciones para los problemas que teníamos los jóvenes. También me gustaba la fiesta y mis amigas eran toda mi vida.

Termine la carrera. Empecé a trabajar en un despacho. Gane unas elecciones y fui elegida presidenta de NNGG de Centro.

Siempre he elegido buscar una solución, antes que ser parte del problema.

Soy crítica. Pero leal. Soy rebelde. Pero con justificacion. Soy moderada, sin renunciar ni acomplejarme por ser de derechas. Defiendo la libertad y la vida sin ninguna duda. Y creo en nuestro Estado de Derecho.

Soy del PP desde hace 25 años. Y no me arrepiento. Me gusta defender lo que creo. A las personas a las que creo. Y me gusta convencer con argumentos y no con insultos o acusaciones indignas.

La política no es un fin en sí mismo, al menos para mí. Es un medio para conseguir cambiar lo que no funciona. Y por eso me apasiona.

Soy consciente de que hoy está muy mal vista y quiero contribuir para mejorar aquello que a muchos nos decepciona.

Fui cargo público durante siete años. Hoy trabajo en la empresa privada desde hace seis años y medio y mi pasión sigue siendo la misma. La política y las personas.

Con 12 años descubrí que socializar, escuchar, hablar, opinar…es una forma de vida. Y yo apuesto por ella.

 

Así soy yo.